camiseta real madrid niño

La vuelta de los internacionales, que estaban con sus selecciones, ha hecho que la sesión de hoy haya sido más completa. 22, 23 y 24. En cuanto al 25, entiendo que CR7 haya ido con la camiseta del Madrid como Mejor Club de la Historia, camiseta del madrid según las estadísticas de la FIFA. Cómo no va a pitar una torpeza de Lenglet en la que la camiseta de Ramos da dos tallas de sí. Ampliado su contrato hasta 2022, lo acabará camino de los 33 años, no es una locura pensar que Nacho entre en el selecto club de jugadores que no han defendido otra camiseta que la del Real Madrid. Ya se acerca a los partidos jugados por el brasileño (23 por 18) y los minutos (1.693 por 1.358), pero con una diferencia: siete derrotas del Madrid con Militao por cuatro con Nacho.

Y lo que sucede en el campo ha dejado claro que para Zidane, Nacho anda varios pasos por delante de Militao. Pero como lo que se pita es lo que se ve por la tele y no lo que sucede en la vida real, con su velocidad y su fuerza, el colegiado, una vez llamado al monitor, equipacion real madrid está obligado a pitarlo. Munuera hizo lo que tenía que hacer porque no pitarlo hubiera sido un escandalazo. Pues ya a estas alturas yo creo que si, hace 5 años cuando estaba a un nivel descomunal era suplente y lo aceptaba ahora que su nivel ha bajado no creo que se vaya a otro equipo. Camino de los 31 años (18 de enero), la posibilidad de que Nacho complete su carrera en el Madrid crece.

Como cada verano desde hace varios, equipaciones 2021 Nacho puso a un lado las ofertas que le llegaron y al otro la posibilidad de seguir en el Madrid. Hubo un pequeño pique entre Koke y Vinicuis antes de retirarse a vestuarios pero el arbitro puso paz y ya están todos en los vestuarios. Tras el acto de presentación en el palco de honor, donde Gareth Bale estuvo acompañado por familiares y la junta directiva del Real Madrid, el futbolista galés se dirigió a los vestuarios para cambiar el traje oscuro con corbata negra que lucía, por el traje de corto de su nuevo equipo y pisar el césped del Santiago Bernabéu.

El actual entrenador del Real Madrid Castilla ha acompañado la imagen con un nostálgico «Qué buenos recuerdos». Camacho es una institución del Real Madrid, una entidad a la que llegó en el invierno de 1973. El Castilla fichaba a un chico que en junio iba a cumplir 18 años. Grosso estuvo cedido unos meses en el Atlético de Madrid, que sirvieron para salvar a los rojiblancos. Decir Grosso es decir madridismo. Premier, dejando entrever lo que todo el mundo intuye, que su fichaje por el Madrid es un hecho. La leyenda de uno de los clubes más prestigiosos del mundo no parecen entenderla los actuales jugadores de este equipo que, como muchos antes que ellos, en la Copa del Rey sufren año tras año una laguna mental y se olvidan del club en el que juegan. El VAR abrió en el Camp Nou un nuevo negociado casi tan polémico o más que el de las manos: el apasionante mundo de los agarrones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *